Monologo del Duende

 Vos hada, piensa el duende, naciste de colores, sos dueña de la vida, ¿Y yo? ¿Cómo puedo ser dueño de algo? ¿Cómo puedo creer que soy dueño de algo? ¿El planeta? ¿El bosque? ¿El río? ¿De las piedras, tal vez? ¿De mi mismo? No, no tengo nada. Cuando nací, este mundo ya tenia dueño, ya tenían fundadores y conquistados, tenía pobreza, tenía esclavos y malaria. También sonrisas y forjadores. Tenía humanos que plantaban su jardín y duendes que huían para no morir. Nunca entendí, hada, el mundo es dueño de sí mismo y había sido expropiado de sus riquezas. Nunca entendí muy bien, ¡Pero no te preocupes hada, nunca entendí nada! por lo menos nunca entendí sobre temas serios y solemnes. Yo entiendo de juegos y brisas, de búsquedas y liras; aventuras en los pantanos, brujos y hechiceros que enseñan que la tierra es madre, fuente de vida, descendencia. Y será por eso, que estoy aquí, sentado, bajo un árbol, escribiéndote…queriéndote…

Un consuelo tonto, pero quiero decirte:

– Tengo mis brazos, para trabajar la tierra, que puede alimentarnos; tengo mis labios para susurrarte las historias del viento; mis piernas para caminar y alzarte cuando el mundo a vos también te duela, porque te conozco, porque te sé, hada, y sé que tu segundo nombre es: Bosque. Y sé que por las noches, también llorás, gritas y reclamas en sueños lo que te han robado. Se te nota en los ojos que te da bronca, ver miles de duendecitos, elfos y hadaditas preocupados, sin poder jugar, sin poder comer, sin Poder.

No quiero tener nada que no se pueda compartir. No quiero un mono patín, si no pueden subirse mis amigos, no quiero un jardín si vos no lo vas a regar, si no lo vas a hacer reír.

El amor se construye en el campo de batalla, en la calle, en la cama. Con almohadas formaremos las trincheras que nos servirán de refugio. Cuando te pienso y te enumero, vuelves en mil rostros, sos mundo, mirada en donde me contemplo; y tengo miedo, y tengo ganas y te tengo. A veces lejos, a veces cerca, a veces, solo a veces, donde te quiero.

Una Mujer que Conoci

Una vez conoci la mujer mas hermosa del mundo,
tenia la nariz en el cuello, dos orejas en el mismo perfil
tenia 6 brazos y cuatro piernas, toda dedicada al projimo.
Tenia cuatro o cinco cerebros, siete corazones y una columna vertebral
de sueños. Tiene una boca grande y hermosa, sincera y creativa, exploradora,
visionaria y llena de vida.
Puede abrazar dos o tres elefantes juntos, puede calmar dragones y huracanes;
las ardillas en el campo la aplauden cuando pasa, sabe los secretos de los espinillos
y los quebrachos; los pajaros y los hacheros la saben de ellos.
Habla con el rio y el cielo; intercambia figuritas con los Ven Te Veos y
juega a las escondidas con los fantasmas y hechiceros. Tiene dos almas
por las dudas la primera se canse o se colme de amores. Juega con los niños
y los elfos. En cada manos tiene 5 dedos, que los multiplica ha cientos, cada vez
que te acaricia o cuando te alcaza de lejos.
 
Una vez conoci una mujer que se lleva todos los cielos,
a las estrellas las regala a los chicos de su pueblo, y se lleva
tan mal con la derecha y la iglesia que cuando ella hace algun gesto,
parece que las instituciones se revuelcan en su propia mierda.
 
Esta mujer que conoci, tiene los dientes verdes y los pies de barro,
a veces parece tallada, a veces parece dibujada, y es tál, la felicidad
cuando la abrazo de saber que es real, que parece un misterio esta
hermosa mujer.
 
Esta mujer que conoci, tiene la dulzura en la sangre, pero no es una
dulzura empalagosa, en una dulzura de lucha, de militancia, de vida.
Es una dulzura que puede no ser entendida por los que no tienen
un diccionario para niños. Es una dulzura agria para el que no se pregunta
¿Por que? En realidad no se sabe bien si es su dulzura o su ternura, lo agrio.
O su forma de mirar y decirte que no esta bien, que hay que cambiar, que las cosas
pueden ser diferentes y diferentes tenemos que crecer. Que tenemos derecho a elejir,
a respetar, a decir que SI a los gritos, mientras al no lo empezamos a derrotar.
 
Una vez conoci una mujer, una hermosa mujer, que en el barrio o el dispensario
era barro indispensable. Lloraba con la misma gracia que reia, y lloraba lindo, lagrimas
grandes y chillonas, negras, verdes y rojas, parece un carnaval su llanto y sus ojos una murga
en retirada.
 
Que hermosa mujer y que necesaria, y que de todos, pero dejenla ser un poquito más mía,
porque yo se que todos la extrañan y que todos las buscan, que todos la quieren cerca, en silencio,
hablando o quejandose de lo amargo del mate, mientras te guiña el ojo invitandote a besarla. Pero
hoy no la quiero compartir a esa hermosa mujer que un dia encontre, que perdi o deje ir, o que el rio
se llevo para las montañas porque las hadas tienen que vivir en el bosque no son para esta ciudad.

¿Dios es feliz?

Este blog es un apartado social para contar las penas y alegrías de un Dios todo poderoso, perfecto, creador, solidario, tolerante, paciente, dador de vida, misericordioso, luz y amor. Que jamás tuvo la dicha de hacer el amor con una mujer desnuda y a lo oscuro. Tampoco la suerte de tener que salir a emborracharse porque su mujer lo echo de su casa. Ni tener que estar sentado dos horas y media escuchando el mismo argumento porque se fue, cuando lo echaron, en vez de quedarse escuchando todo lo que ella tenia para decir. El cielo no tiene ningún equipo de fútbol para festejar un gol, o llorar un descenso. Jamás saliendo corriendo de la casa de la vieja, para llegar al camión que te lleva a la cancha (todavía no es seguro pero parece que tampoco tiene Madre, y ahí así, podemos afirmar con categórica razón científica que: un Dios sin madre, es como un fernet porta, una truchada solo para borrachos de las 4 de la mañana.
Desde ya están todos invitados a opinar sobre esta realidad irreal, basado en conocimientos empírico de si Dios es feliz o infeliz. Me olvidaba, Dios es feliz cuando Argentina le gana a lo brasileños por goleada y baile.